ojo - Copy

Lima tendrá que cerrar los ojos / Lima se infectará en un abrir y cerrar de ojos

El proyecto ‘Maldeojo’ nace de la colaboración entre José Aburto y Sebastián Burga para una exposición colectiva con motivo del centenario del nacimiento de Marshall McLuhan, presentada en setiembre del 2011 por la Fundación Telefónica y Alta Tecnología Andina (ATA) llamada Ciudadano expandido: El futuro es hoy, exposición curada por el Dr. Victor J. Krebs que busca generar una reflexión acerca de la forma en que los avances tecnológicos influyen en nuestros modos de vida.

Bajo la normativa de crear algo futurista para la muestra y siguiendo la línea provocadora de hacer proyectos embusteros, los artistas hicieron la publicidad de una película que no solo rompiera con los esquemas de lo que se espera del cine nacional sino que también intentara exprimir los nuevos recursos tecnológicos aún desaprovechados.

Maldeojo es un filme de terror ambientado en la ciudad de Lima sobre un extraño virus letal que se transmite a través de la mirada y que se empieza a propagar rápidamente en la sierra del Perú, amenazando con infectar la capital y a sus habitantes como en una taquillera película de epidemias. La película satiriza los problemas de la Lima dividida de los años 80 en que los limeños se sentían invadidos por los inmigrantes provincianos. 

 

La historia comienza con un grupo de mineros que habían sido dados por muertos después de un derrumbe en el interior de una mina en Cerro de Pasco. Ante la sorpresa de todos, los mineros son encontrados con vida meses después en unas cavernas misteriosas y llevados a un hospital para un breve examen médico. Unos días después de que los dejan ir, descubren que los mineros son portadores de un virus letal que se transmite a través de la mirada y que después de varios días se manifiesta como una monstruosa deformación en los ojos que les permite ver en la oscuridad.

Se trata de un virus complejo, difícil de detectar en sus inicios, que se empieza a propagar por toda la sierra del Perú. A falta de organización y medidas para contener esta plaga, la gente de la sierra empieza a huir hacia Lima por su propio bienestar y el de su familia. Los limeños los declaran en cuarentena e intentan detenerlos a toda costa, poniendo barricadas y controles militares que impiden el ingreso a la ciudad. Lamentablemente los inmigrantes recurren al ingenio peruano para atravesar las fronteras y terminan trayendo el virus a la ciudad. Las propiedades de esta enfermedad, y la facilidad con que se transmite, convierten a Lima en una pesadilla.

Al final los pocos sobrevivientes ‘blanquitos’, sin la posibilidad de acceder a otro país dadas las circunstancias de la plaga, deciden refugiarse en Asia y poco después no les queda otra que zarpar en un barco hacia la nada y abandonar el territorio peruano sin saber que una de las sobrevivientes más acomodadas lleva una empleada infectada en su camerino.

El mal de ojo es una superstición según la cual una persona tiene la capacidad de producir mal a otra persona sólo con mirarla. En la trama de esta película, la superstición se traduce en una enfermedad que se posesiona de la gente y que, como en muchas películas de epidemias, guarda un significado místico. Es como una venganza indígena que aguardaba oculta en una cueva bajo la forma de un virus desde la época de la conquista, una revancha esperando su momento para estallar.

3 de los 4 posters son una intervención de las fotos de Martin Chambi, reconocido por sus fotos de profundo testimonio social, histórico y étnico a mediados del siglo 20, que retrató a la sociedad agraria y urbana de los Andes. Su trabajo resulta muy conveniente para el proyecto pues más allá de ser uno de los fotógrafos que arrojó las primeras imágenes de campesinos autóctonos al imaginario colectivo citadino, sus retratos en blanco y negro tienen ya de por sí una carga tétrica.

maldeojo4

Dado que el concepto de esta película es la polarización social, los pósters han sido realizados mediante la técnica de la estereoscopía que se utiliza regularmente para superponer dos imágenes con la intención de generar un efecto de 3D al usar anteojos con filtros de colores diferentes en cada ojo. Nosotros usamos esta técnica para superponer dos visiones diferentes del mismo sujeto, una visión terrorífica en azul y otra pacífica en rojo, cada una visible en un ojo diferente del espectador. Intervenimos esta herramienta típicamente cinematográfica buscando expresar la metáfora de las dos sociedades superpuestas de la manera más clara posible.
224752_453187581370827_567288071_n

De la misma forma, el reparto está dividido en dos equipos, ‘blanquitos’ y ‘cholos’. El reparto de cholos esta conformado por algunos de los actores de razgos indígenas más destacados (por no decir encasillados) como Aristóteles Picho y Magaly Solier, mientras que el reparto de blanquitos cuenta con actores gringos como Nicole Kidman o Matt Damon, por hacer alusión a las películas de Hollywood que son las que definieron este género cinematográfico. Unos personifican a las víctimas acomodadas que huyen del contagio; y los otros a la plaga de seres infectados.